Beatriz López Bernal

El estudio de mamá. Centro de psicología

Una historia de sororidad

Una historia de sororidad

Si para mi es importante, no me digas que es una tontería.

Hace poco alguien me pidió consejo sobre hospitales y especialistas para la supervisión del embarazo y el parto en mi ciudad.

Lejos de pretender decirle a nadie lo que debe hacer, di mi opinión, la cual está basada en mi experiencia personal, pero también en la de unas cuantas mujeres con las que trabajo en terapia, y también la de mujeres allegadas a mí.

Gran parte de mi opinión en esta cuestión tiene mucho que ver con la VO que se ejerce en mi comunidad Autónoma de forma bastante generalizada en todos los hospitales.

Como muchas sabréis, yo sufrí violencia obstétrica en mi parto y también en mi puerperio. Fueron varias las situaciones que se dieron, pero para mí la peor fue la separación al nacer, llevarse a mi hijo lejos de mí y no poder verle ni ponerle sobre mi pecho hasta 3 horas después (tiempo que tardé en recuperarme en REA tras la cesárea).

Esto supuso para mí un posparto más complicado de lo que debería o podría haber sido.

Conociendo esta historia, esta persona que vino a pedirme consejo, no ha tenido otra cosa que hacer que etiquetarme de hipersensible y exagerada, solo porque ella no piensa como yo (posiblemente porque aún no ha vivido la experiencia y tampoco ha leído nada sobre estos temas).

¿Me molesta que la gente me pida opinión y tome sus propias decisiones?

NO.

¿Me molesta que infantilicen mi experiencia y mis emociones?

SI, y mucho.

Si para mi algo ha sido traumático y doloroso, y te lo cuento en confianza (y aunque te lo cuente otro que no sea yo) JAMÁS te creas en el derecho de restarle importancia solo porque tú no lo entiendas.

Si vas a ser mamá, trabaja para sanar tus historias personales, si no quieres criar a tu hij@ desde tus heridas y transferirle tus miedos, carencias y patrones.

Nadie debería verse con la capacidad de juzgar las experiencias de otro nadie, muchísimo menos cuando el contenido es vivencial y por tanto, emocional.

Esto continúa siendo violencia, aunque esta ya no se llame obstétrica.

EMPATÍA 🧐
APOYO 👭
SORORIDAD 💜


♥️♥️♥️

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Más

Artículos relacionados